Criticando a China, EE.UU. comete crímenes contra la humanidad

first_imgEl 7 de abril se anunció que el gobierno de Biden está siendo presionado por los republicanos de derecha para que boicotee total o parcialmente los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 en Pekín, China, que tendrán lugar durante dos semanas en febrero. Como parte de la continua diatriba antichina que se aceleró con la pandemia del COVID-19 durante la administración Trump, estos políticos están acusando a China de violaciones de los derechos humanos, específicamente en las áreas de las protestas de Hong Kong y el “trabajo forzado” sobre los musulmanes uigures en la producción de algodón.Por ahora, los funcionarios de Biden han declarado que no es concebible un boicot por parte de los atletas estadounidenses, principalmente debido al multimillonario patrocinio corporativo que implica la transmisión de los Juegos, especialmente por parte de Comcast. Otra consideración es la de los atletas chinos que podrían ganar medallas y que han emigrado a Estados Unidos. Un boicot no les permitiría mostrar su talento, ni ser explotados por los equipos y las empresas deportivas estadounidenses con fines de lucro.Zhao Lijian, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, rechazó las acusaciones de abusos y afirmó: “La politización del deporte dañará el espíritu de la Carta Olímpica y los intereses de los atletas de todos los países. La comunidad internacional, incluido el Comité Olímpico de Estados Unidos, no lo aceptará”. (ESPN, 7 de abril) Los mayores países imperialistas, como Estados Unidos, Alemania, Francia y Gran Bretaña, siguen buscando el derecho a presumir cuando se trata de ganar el mayor número posible de medallas de oro, frente a países como China, Corea del Norte (RPDC), Rusia u otros países que en su día pertenecieron al bloque de Europa Oriental pro-soviético.Independientemente de que el gobierno de Biden ceda a la exigencia republicana, el debate sobre el boicot o no boicot seguirá discutiéndose públicamente, acaparando la atención mundial. La amenaza de boicot se ve intensificada por el retraso en la celebración de los Juegos Olímpicos de verano de 2021 en Tókio, aplazados el pasado verano debido a la pandemia. El mayor violador de los derechos humanosPara ser claros, el gobierno de Biden está totalmente de acuerdo con los republicanos en su opinión sobre China. Su decisión sobre cómo proceder con China se basa en la táctica, no en los principios. Todas las administraciones estadounidenses, dirigidas por demócratas o por republicanos, han tratado de socavar, si no de derrocar, a la República Popular China debido a su economía comprometida pero todavía socialista. Esta es la base económica sobre la que los ataques políticos anticomunistas están siendo vomitados tanto por los portavoces de la derecha como por los liberales burgueses, siendo la derecha la más agresiva.Las protestas en Hong Kong contra China no están dirigidas de forma independiente, sino que cuentan con el apoyo de las fuerzas imperialistas, especialmente de Estados Unidos y Gran Bretaña. Esto se hace muy evidente con el ondeo de la Union Jack pro-colonialista y de las banderas de Estados Unidos en cada protesta. Como explica en parte la declaración “El papel de Estados Unidos en las protestas de Hong Kong”, firmada por el Centro de Acción Internacional el 30 de junio de 2019: “Hong Kong es un centro del capital financiero mundial. Es profundamente hostil a las medidas sociales que han sacado a cientos de millones de personas en la China continental de la pobreza extrema y han proporcionado altos estándares de atención médica, educación e infraestructura moderna”.“Las fuerzas del capital financiero de Hong Kong y sus aliados en Estados Unidos y Europa quieren alejar a Hong Kong de China, para que funcione como un puesto de avance económico y político en la región.“Esto significa limitar al máximo la integración jurídica y política con China. Con este fin, Estados Unidos ha proporcionado un amplio apoyo político, financiero y mediático a las protestas.” (workers.org/2019/06/42820)Compara estas protestas pro-imperialistas con las protestas en Estados Unidos que exigen justicia y cambio social – y que se enfrentan a la represión policial militarizada y a las brutales detenciones masivas. ¿Cómo puede una persona progresista -o alguien con algún conocimiento de la historia de Estados Unidos, tanto del pasado como del presente- tomarse en serio las reclamaciones de violaciones de los derechos humanos en cualquier país cuando Estados Unidos es realmente el mayor violador de los derechos humanos en el mundo? La sociedad estadounidense está plagada de violencia de claseDesde los atentados del 11 de septiembre, hace casi 20 años, los musulmanes han sido perseguidos legalmente por el gobierno de Estados Unidos y han sido objeto de ataques racistas, incluyendo asesinatos en masa en sus lugares de culto e incluso en el trabajo. Recientemente, el 15 de abril, cuatro trabajadores sijs fueron asesinados por un ex trabajador blanco de 19 años en unas instalaciones de FedEx en Indianápolis, Indiana. ¿Cuándo se ha preocupado el poder en Estados Unidos de los derechos de las religiones no cristianas, a menos que les convenga, como ahora con el ataque a China? Los asiático-americanos, especialmente si son mujeres, han sido objetivo de los supremacistas blancos misóginos en Estados Unidos. Por ejemplo, el 16 de marzo, seis mujeres asiáticas que trabajaban en spas cerca de Atlanta, Georgia, fueron asesinadas a tiros. ¿No es esto una violación de los derechos humanos?  ¿Y qué hay de los “trabajos forzados”? Estados Unidos tiene la mayor población encarcelada del mundo, con 2,3 millones de personas, según la Prison Policy Initiative. (24 de marzo de 2020). Muchos de estos trabajadores son esclavos modernos, cuya mano de obra es superexplotada por centavos la hora, o sin salario alguno, para obtener beneficios para las empresas estatales o privadas. Las muertes en estos campos de concentración, donde la gente pobre y de color es encarcelada en un número desproporcionado, han aumentado dramáticamente, ya que a los guardias de las prisiones no se les exige la vacuna COVID-19 ni el uso de máscaras o la distancia social en estas instalaciones superpobladas con poca ventilación. ¿No es esto una violación de los derechos humanos? Y luego está la continua guerra racista de terror policial contra la población negra y morena. Según el Informe de Violencia Policial 2020, de las más de 1.100 personas asesinadas por la policía, los negros fueron el 27% de todos los asesinatos policiales, el 35% de los asesinados sin armas, y el 36% de los asesinados que estaban desarmados y no suponían una amenaza. Estas muertes son claras violaciones racistas de los derechos humanos, teniendo en cuenta que los negros son sólo el 13% de la población estadounidense.Además, el 58% de todos los asesinatos cometidos por la policía en EE.UU. fueron paradas de tráfico, respuestas policiales a crisis de salud mental o situaciones en las que, según se informa, la persona no amenazaba a nadie con un arma. ¡Son más violaciones de los derechos humanos! (policeviolencereport.org)Ninguna sociedad es una utopía, pero sólo con estos ejemplos, Estados Unidos ocupa el primer lugar del mundo en violaciones de derechos humanos, sin lugar a dudas.  FacebookTwitterWhatsAppEmailPrintMoreShare thisFacebookTwitterWhatsAppEmailPrintMoreShare thislast_img read more